Encuentranos también en

27 de Abril del 2017
Inicio / Columnistas / Russel Amir Dzib Echevarría - Los Nuevos Politicos

Columnistas

Los Nuevos Politicos

Russel Amir Dzib Echevarría

russelamir@hotmail.com

17 Septiembre 2013


Peña Nieto y el sexenio de la esperanza para México


“Un hombre inteligente es aquel que sabe ser inteligente como para contratar gente más inteligente que él”.
John Fitzgerald Kennedy


Cuando inició este sexenio y después de unas lecciones que se vieron plagadas de un clima de temor, por lo ríspidas que fueron las últimas semanas de campaña y con la exponencial cobertura que los medios le dieron a movimientos emergentes como el “Yosoy123”, aunado a que las redes sociales dieron una probadita de lo que pueden hacer en cuanto el influir y difundir noticias, videos o frases entre los usuarios de las mismas, el panorama se veía desolador, primero el candidato del PRD, Manuel López Obrador, no reconocía el triunfo del candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, esto lograba que el ambiente estuviera enrarecido y por la mente de la población reaparecía lo ocurrido en el 2006, cuando desconocieron el triunfo del candidato del PAN, Felipe Calderón Hinojosa, la toma por meses de la avenida Reforma, principal calle de la capital de la nación, y el movimiento de la presidencia legítima donde tomaba posesión en ese año López Obrador en el Zócalo, todo esto rondaba en la ciudadanía y se esperaba algo parecido en el 2012, la descalificación del IFE de parte del candidato del PRD, de los resultados de la elección y un movimiento de resistencia nacional con conflictos y lucha contra las instituciones para desestabilizar el naciente gobierno de la Répública, todo este oscuro escenario se cernía sobre el país.
Sin embargo, habían sido unas elecciones muy diferentes, las del 2006 con las de 2012. Por principios de cuentas, la elección del 2006 había sido la más cerrada en la historia de Mexico, la diferencia era de .52 por ciento, la mitad de un punto porcentual, la diferencia era pues mínima, menos de 250 mil votos entre el primer y el segundo lugar, ni siquiera un cuarto de millón de votos de diferencia, había votado casi el 60 por ciento del padrón electoral y el país estaba dividido, por un lado, 16 estados votaron por el PRD y López Obrador, siendo una parte del centro y el sur del país solo incluido Baja California Sur (del norte), y por el PAN, los restantes 16 estados, una parte del centro y norte del país (sólo incluido Yucatán, del sur, apoyaron a Calderón Hinojosa).
La elección del 2012, tuvo otro resultado muy distinto, la diferencia fueron más de 3 millones de votos, una diferencia porcentual favoreciendo al PRI de casi 7 puntos de diferencia con el PRD, en 20 estados votaron por Peña Nieto, por el PRD en 8 estados y por el PAN sólo 4 estados, habían votado casi el 64 por ciento del padrón electoral, el país había decidido con su voto, había ganado el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto.
En este contexto se esperaba la ofensiva perredista y de su candidato perdedor López Obrador, sin embargo, un hábil manejo de parte del presidente electo y de su equipo cercano, permitió que se tejieran alianzas a muy alto nivel, que se iniciara un diálogo de construcción del andamiaje de un gobierno que tendía puentes pero que sobre todo quería estabilidad y requería legitimidad en su triunfo en las urnas, sobre todo mandar el mensaje de ser un gobierno moderno, incluyente, con capacidad de diálogo, acuerdos y visión de estado, por lo cual, el primero de diciembre de 2012 y en el marco de una discreción absoluta se dio a conocer el Pacto por Mexico, el cual, incluía una serie de puntos que los partidos políticos de México representados por sus presidentes nacionales, incluyeron en dicho pacto, los cuales, representaban puntos donde coincidían y preparaban la construcción de la estabilidad que nuestro país requería.
De pronto, las banderas de López Obrador eran arrebatadas y quedaba sin apoyo de su partido político, el PRD, el inicio del sexenio iniciaba con el pie derecho y la concertación de acuerdos entre las distintas fuerzas políticas ponían ante sí un camino más terso y se disipaban los nubarrones que ennegrecían el firmamento mexicano.
Desde el inicio del sexenio de Vicente Fox Quesada se dijo que nuestro país necesitaba reformas para salir adelante en las grandes problemáticas nacionales, se hablaba de que necesitábamos la reforma hacendaria, educativa, política y energética, la confrontación ideológica y la falta de pactos rompieron las reformas y no pasaron, después de las álgidas elecciones del 2006, Felipe Calderón volvió a pugnar por dichas reformas y no pudieron ser alcanzadas, por la misma división y falta de visión de estado de la clase política, nuestro país después de 12 años de desencuentros políticos y cupulares entre los partidos políticos quedaba con las manos vacías.
Hoy, a un año de las elecciones y casi un año de gobierno se han aprobadas reformas de acuerdo al Pacto por México en áreas sensibles como son la educación, financiera y ley laboral, estas, creo, son las más importantes hasta el momento, sin embargo, hoy estamos ante el preludio de las que serán dos reformas sumamente importantes para nuestro país, la energética y la hacendaria.
Los mismos grupos que querían el conflicto y el caos por los resultados electorales hoy se preparan para iniciar un ataque contra lo que ataca sus intereses egoístas y de grupos, estos movimientos llámense CNTE, Morena, Anarquistas, etcétera, tratarán de dinamitar el paso de estas reformas que mucho necesita nuestro país para sanear sus finanzas, fortalecer la industria petrolera y generadora de energía, creación de empleo y fortalecimiento de programas sociales. ¿Cuáles serán sus principales armas?, claro que la desinformación, la propaganda sin sustento, la diatriba, que sólo quiere injuriar y golpear con insultos y necedad.
Nosotros tenemos que informarnos, discutir con argumentos a favor y en contra pero en un marco de civilidad y respeto, quienes gritan, insultan y agreden, lo hacen por falta de argumentos o porque no tienen los suficientes elementos para defender lo indefendible.
Hoy quienes vemos vientos de cambio y fortalecimiento de nuestras instituciones, quienes vemos un México que requiere que pide y exige respeto a la leyes y a las instituciones, quienes vemos una oportunidad de que nuestro país salga fortalecido del contexto de estas reformas, nosotros defenderemos y lucharemos porque lleguen a buen término, tenemos que dejar de pensar en forma egoísta y defendiendo los intereses de grupo, el interés de la Patria es mucho más grande, por eso, hay que luchar hombro con hombro para lograr lo que nuestro país necesita, y esas son las reformas estructurales, defendámoslas y luchemos porque lleguen a buen término, nosotros lo merecemos, el país y la Patria lo merecen.




Compartir





Comentarios






Más Columnistas

Colaboración

26 Abril | comentarios

Oswaldo Villaseñor

Transición

26 Abril | comentarios

Jesús Fuentes

Desde Aquí

26 Abril | comentarios

Carlos Noé Cota Ochoa

Meta 2018

25 Abril | comentarios



CONTÁCTENOS

R. T. Loaiza #197-1 Pte.
C.P. 20180
Los Mochis, Sin. Mex.
Tel: (01 668) 818-6600

Síguenos en las redes sociales